domingo, 24 de febrero de 2013

Museo del transporte

Nuevamente en la búsqueda de actividades diferentes para los niños y que no tuvieran la virtud de dejar la chequera en rojo, nos animamos en ir al museo del transporte.  Después de la exitosa visita al Museo de los niños decidimos probar otra alternativa que nos recordara un poco nuestra propia niñez.

Debo decir que el Museo del transporte no ha tenido tan buena suerte como el de los niños en lo que a mantenimiento se refiere, sin embargo sus trenes, carros y aviones siguen estando allí, aletargados en el paso de los años y convirtiéndose cada día en la prueba viviente del paso del tiempo y la evolución. 

Los niños más pequeños del grupo disfrutaron mucho más que los más grandes, pienso que porque los más grandes ya han sido mordidos por el bicho de la tecnología y han dejado de disfrutar las cosas simples.

Sin embargo no podemos negar que pasamos un buen rato, curioseamos un poco e hicimos algo diferente.  Un buen dato, los días domingos hacen una especie de "flea market" y dueños de vehículos antiguos los traen a exhibir lo que Definitivamente complementa el paseo y le remarca el toque nostálgico! 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada